viernes, 5 de julio de 2013

Alfredo y María

Diógenes

Mi amigo Alfredo viaja del orto hasta el ocaso
con María Larreta lo que pueden al año.
De París a New York y más tarde a Santiago,
el que no tiene apóstol, ¿donde nació Bolaño?,
con dictador pretérito, libre pero enterrado.

Luego vuelan de nuevo, importa poco el gasto,
y aterrizan en Pascua cogidos de la mano.

Se tienden en la hierba varias noches al raso
junto a varias cabezas de volcán seco y sacro
y comprueban que el tiempo, sin detallar el caso,
concentra su concepto en un mínimo espacio.

De Morrison la tumba, de Clemmons negro el saxo,
de John Lennon los textos, de esponja eran sus labios.

No lo envidio por esto, mucho antes al contrario,
pues soy dócil con ella, como un perro con su amo.
Me deja ser feliz de foto a foto un rato,
incluso me aconseja que esta tenga su marco,
donde invisible asomo con gesto estupefacto.

Platón

Pocos como este triángulo perfecto.

Diógenes

Hipotenusa amada por catetos.

Platón

Brindo por Equilátero e Isósceles.

Diógenes

De todos el mejor, ¡por Escaleno!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial Rafa. Mil gracias

Anónimo dijo...

Gracias, amigo.

Anónimo dijo...

Comentario sin palabras.