martes, 2 de julio de 2013

Diógenes y Platón

Diógenes

Cuánta verdad reside en cada piedra.
Y usted, Platón Solónida, no añora
aquellos epigramas que, por Sócrates,
sutil consideró faltos y torpes
y a la llama voraz los dio a deshora,
pues algo inquebrantable aún recuerda.

Platón

Como un sueño repetido,
la tierra solo desea
que la marea la cubra
todos los amaneceres.

Diógenes

¿Le da la espalda a la rima?

Platón

¿Quién dice que es necesaria?

Diógenes

Con Aurora en un portal
borracho me empajillaba
y entonces llegó un vecino
que de allí me echó a patadas.

Platón

¿Le da la espalda al buen gusto?

Diógenes

¿Quién dice que es mal asunto?

Platón

Echemos otro vaso de mistela.

Diógenes

¿No sabe que me empino la botella?

Platón

Titono el Bello sería,
marido de la Rosada.

Diógenes

Tengo noción de sus huellas,
mas no recuerdo la cara.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me quedo con la primera intervención de Platón. Saludos y besos.