martes, 16 de junio de 2015

Colectividad en estado de inquietud o agitación

Y sigo con mis preguntas sin respuesta. Otras tres.

¿Por qué el Rey permite que su padre el Rey se dé la real vida padre a costa del Estado? ¿Por qué no le aplica el cristino criterio con la misma mano firme si, en realidad, quiere ganarse el puesto eludiendo pasar por las urnas?

¿Por qué los alcaldes de Madrid, Barcelona y Valencia cobran desde ayer muchísimo menos que sus antecesores en el cargo? ¿Estos valían mucho más? ¿Aquellos valen mucho menos? ¿Qué problema de conciencia impidió que los principales de la oposición de los anteriores munícipes no cayeran en esa cuenta?

¿Por qué van a poner a cientos de asesores consistoriales, nombrados a dedo, en la puta calle? ¿No son necesarios? ¿Ahora no y antes sí? ¿Se les va a pedir explicaciones y exigir responsabilidades a quienes los nombraron?

Esto es una olla a presión ultrarrápida y llena de grillos y garrapatas. Cómo se anima el cotarro.

 

No hay comentarios: